Un rostro perfecto

Es tan fuerte la presión social de siempre lucir bien, arregladas, femeninas y “jóvenes” que se vuelve abrumador muchas veces despertar y verte al espejo y poder, por ejemplo, publicar una foto de ti, así.

Cuando recién conocí el mundo del #yogafacial, entré en un mini conflicto interno de querer alcanzar la perfección. Todo empezó con no querer envejecer y pues después de los 30 es real que comienzas a sentir cada cambio en tu cuerpo, piel, salud, etc.

Me considero una persona muy conectada con mi cuerpo, siento cualquier cambio, me conozco y se cuando algo ha cambiado o se siente diferente; también trato de cuidar mi alimentación, hago ejercicio (no tanto como quisiera) pero lo intento. Me gusta todo lo natural y sano. Busco solucionar los problemas de raíz y entender el por qué de todo. Me gusta estudiar y entender cómo funcionan las cosas y sobre todo me apasiona aprender de mi cuerpo.

Conocí el yoga facial y me pareció una solución increíble al tema de “seguir siendo joven” de la manera menos invasiva posible y que me permitía trabajarme para obtener resultados a largo plazo. Ya entrada en este mundo, empecé con uno y otro curso por aquí y por allá, estudiaba cada palabra y cosa que me surgía nueva, referente al tema.

Pero aquí empezó la obsesión. Cada vez era más consiente de la más mínima arruga, pliegue o mueca que me encontraba. Al hacerme consiente de estar cayendo en esta casi trampa, todavía me tomó un poco poder relajarme, porque en vez de dejar de observarme comencé a “buscar la solución” más desesperadamente.

Todos sabemos que el tiempo pasa y no hay forma de detenerlo y nuestro cuerpo de alguna forma lo va haciendo notar. Sabía que soy joven y me repetía “no te obsesiones” pero no fue tan rápido.

Al final lo que más me ayudó como en todo, fue mirar todo desde fuera, hacer zoom out para tomar un nuevo enfoque, y eso es lo que quiero compartirles hoy. Es muy sencillo y en todos los ámbitos de la salud se tocan los mismos puntos, pero es un enfoque que no todas tenemos tan claro y nos sentimos tan seguras de que sea suficiente.

Lo que hice fue contemplar todos los aspectos a tomar en cuenta para una piel radiante y nutrida. No importa la edad que tengas y en si, los pliegues por tus gestos que se marquen en tu rostro. Yo quería seguir pareciendo de mi edad y seguir sonriendo y expresándome de la manera más mía y más natural.

Me fijaba en las series, fotos o películas que veía, las actrices seguían siendo hermosas con sus pliegues y arrugas. Pero definitivamente en la teoría que había estudiado conocía puntos importantes a tomar en cuenta para mejorar la apariencia de la piel y lucir radiante a la edad que fuera.

Así fue que decidí trazar un camino en el que me siento segura y dejar de juzgarme por ser la imagen perfecta que nos plantean las redes y la presión de la sociedad en general, sobre todo como mujeres. Yo tengo manchas en la piel y este año pasé por un proceso terrible de acné hormonal que nunca había vivido, pero creo que ayudó mucho en la parte de aceptarme y entender los procesos de mi cuerpo (pero esa es otra historia).

Opté por un camino #holístico en el que utilizo todos mis conocimientos de salud y belleza y cree una rutina para aplicarlos a mi día a día y en general me hizo sentir muy segura y me relajé bastante con el hecho de estar obsesionada mirándome al espejo a cada rato buscándome “defectos” a corregir.

Ahora me despierto en las mañanas y con el trabajo de varios meses de mi nueva rutina y con este nuevo enfoque, puedo decir con toda felicidad que me levanto en las mañanas y me veo en el espejo y ¡me gusto cada día más!

Mis facciones se notan más simétricas, ya no despierto hinchada o con la almohada marcada, descanso mejor y haber mejorado mi postura ha sido la mejor ventaja que he sacado de todo este conocimiento y camino recorrido.

A pesar de haber pasado por un largo (para mi) proceso de acné hormonal, haberme sentido fea y querer usar maquillaje diario para cubrirlo, algo que nunca me ha gustado hacer, al final soltarlo y recurrir al conocimiento teórico y natural fue lo que me ayudó a superar ambos procesos que al final era mi #autoaceptación.

Les comparto toda mi vivencia solo para decirles, trabajemos de manera natural y saludable en cuidarnos en todos los aspectos para vernos radiantes y amarnos tal y como somos, sin tener que acudir a métodos invasivos que nos cambian nuestra esencia.

Aprecio mi belleza natural de una forma que no había sentido nunca, siempre cada quien tendemos a ver nuestros defectos, pero te aseguro que son cositas que con yoga facial puedes mejorar de manera significativa. La asimetría facial la vivimos todxs, no estamos acostumbrados a trabajar en mejorar desde la raíz del problema, y con esfuerzo diario, podrás ver grandes mejoras.


Yoga facial ayuda para:

- Promover la #simetríafacial (trabajar equitativamente ambos lados del rostro)

- Abrir el pecho (acomoda los hombros, reduce “joroba”)

- Mejora la circulación (tu piel se ve de un tono más parejo)

- Ayuda a la desintoxicación (hormonas y toxinas que las células desechan todos los días)

- Desecho de líquido retenido (ojeras y papada)

- Soltar músculos tensos por gestos repetitivos (te hace consciente de tus gestos inconscientes e innecesarios, no sonreír, más bien levantar la ceja o muecas con la boca sin querer)


Debo aclarar que realizar los ejercicios o masajes que el yoga facial significa no debe quedar ahí, ese fue el primer problema que me llevó a obsesionarme más. Hay que acompañarlos de buena alimentación, buenos hábitos, buen descanso, buena postura y una rutina de skin-care adecuada, entre otros puntos que vas aprendiendo a lo largo del proceso.


Todo esto puede sonar abrumador, pero en mi curso te voy introduciendo poco a poco a mucha información, las rutinas cortas de 5

min son prácticas para cada día y sobre todo el video de #postura es mi favorito y el que me permitió realmente conseguir mejores resultados. Espero haberte inspirado que es lo que más se necesita para comenzar y seguir con este camino, pero te aseguro que todo vale la pena, y siempre recuerda, todo el esfuerzo es para ti.


Les dejo una fotita mia, sin retoques donde me siento muy yo misma.


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo