Nuevo año, nuevo YO


Comenzamos un nuevo año llenas de entusiasmo y ganas de ser mejores, haz pensado este año que cambio quieres ver en tu vida? Hay muchas cosas que quedan fuera de nuestro control, pero de las que si podemos cambiar, el yoga facial está en tu mente? Tomemos esa inspiración y ganas de renovarnos y déjala en manos de Faz Faz.

Primero dejemos bien clara cuál es tu meta para este año en temas de autocuidado, pregúntate:


- ¿Cuándo fue la última vez que revisé lo que yo necesito, mi cuerpo, mi rostro necesita?

- ¿Cuándo puedo darme tiempo para mi mism@?

- ¿Tengo algún evento pronto donde me gustaría tener más confianza en mí, verme y sentirme mejor conmigo?

- ¿Qué cambio me traería el más grande impacto y alegría a mi vida?


Deja que estas preguntas te empoderen, deja que te recuerden la importancia de atenderte a TI, toma las riendas de tu propia vida y oriéntalas a algo que notes el cambio por dentro y por fuera. Ya estamos a mediados de enero y se perdieron un poco las motivaciones del nuevo año, pero es el momento perfecto para elegir las que si queremos en nuestra vida.


Construye tu nuevo yo, deja atrás lo viejo y no pelees más con el espejo. Enfócate en un cambio, empieza poco a poco, nunca ha habido un mejor momento para darte el tiempo de comenzar con tu rostro. ¡Vamos por esos cambios que quieres ver en ti!

El problema más grande con el que me he topado en mis alumnas, ha sido el de la constancia. Por eso hoy te dejo algunos tips de cómo incluir fácilmente el yoga facial en tu vida.

Hay miles de métodos de cómo crear un nuevo habito, y creo que es de los temas más complejos en la vida del ser humano. Sobre todo, al comienzo de cada año, nos proponemos nuevos retos que implementar en nuestra vida para acercarnos más a ser quien nos gustaría ser. Siempre nos termina faltando tiempo en nuestro día para hacer todo lo que nos gustaría y terminamos dejando de lado nuestros propósitos.

El día de hoy te propongo 2 cosas bien sencillas, primero conócete, ¿cuándo tienes más tiempo y energía? En la mañana? En la noche antes de acostarte? Y no te exijas de más. El segundo punto es el método Kaizen, un método japonés que busca ayudarte a incluir nuevas acciones sin sentirte abrumada por tener que hacer tiempo extra en tu rutina. Dedica solo un minuto al día para hacer la nueva actividad, en este caso, ya sea en la mañana o por la noche (como te sientas más cómoda) después de lavarte la cara dedica un minuto de autoamor a masajear tu rostro o hacer 2 ejercicios de 30seg cada uno. Te aconsejo comenzar con los estiramientos para corregir postura. Con el paso del tiempo aumenta a 5 minutos, después de 2 semanas de haber comenzado y así sucesivamente ve aumentando el tiempo que le dedicas a tu autocuidado, hasta llegar a un tiempo suficiente por ejemplo (10 o 15 min) de cremitas, ejercicios y masajes. Verás que tu rostro te lo agradecerá.

Lo que me gusta de este método es que es muy sutil, pero a la vez, 1 min es muy poco entonces empiezas a querer aumentar el tiempo que le dedicas a tu autocuidado. Y mentalmente, es un muy buen acercamiento a la nueva actividad.

Ahora decide cuándo se te acomoda mejor y pon ese minuto en acción!!

Un punto importante de lo que sea nuevo que quieres incorporar a tú día a día es que te tiene que gustar y tienes que saber las ventajas que te traerá. Tener el objetivo claro es base, y en este caso es el autoamor, conectar con tu respiración, corregir tu postura, mejorar tu simetría facial, sacar a relucir tú belleza de forma natural, deshinchar tu rostro y perfilarlo, mejorar el tono y la elasticidad de tú piel, marcar el ovalo facial (mandíbula), reducir ojeras y bolsas en los ojos, eliminar líneas de expresión, conocer tus gestos y eliminar los innecesarios y en general, ser tú mejor versión. A mí, me encanta incluirlo en mis rutinas, mi cara me lo exige, si tengo muy poco tiempo aprovecho a hacerme algunos masajes mientras me pongo mis sueros en la mañana. En lo personal soy más nocturna entonces en la noche es cuando más tiempo me doy, siempre me he tomado el tiempo de desmaquillarme y lavarme la cara, no importa lo borracha o cansada que esté (jajaja) no me puedo quedar dormida si sé que no estoy lista o incluso no me he lavado los dientes… creo que eso es algo que ya traigo desde chica, y entonces ahora aprovecho e invierto más tiempo de los 7 minutos que me tomaba, y los he convertido en 20min.

Duermo más profundamente, mi piel se nutre durante la noche y absorbe mis sueros en vez de la contaminación y maquillaje que podría haber dejado en mi piel. Es un momento de total silencio en la casa y me arrulla más que pasar esos 20 minutos frente al celular acostada en la cama. Nota: ya no veo mi cel hasta el día siguiente después de haber hecho mi rutina.

Lo más importante es que debes disfrutar mucho del momento, para que no te cueste dedicarte este tiempo, véelo como una inversión a largo plazo que además se nota al día siguiente. Mi piel amanece hidratada, mis poros menos visibles, no amanezco hinchada, sin ojeras y no se notan las líneas finas de expresión. Si me desvelé o tomé, aplico más producto de lo normal para que mi piel no se note deshidratada al día siguiente. Mi rostro se relaja de la tensión y gestos del día, lo cual me permite dormir mejor.

Para dormir te aconsejo una muy buena almohada que sostenga bien tu cuello, de preferencia evitar dormir boca abajo, para no generar pliegues que a la larga se quedan y nuestro cuello se tuerce. También una funda para almohada de seda, evita el frizz en tu cabello y no absorbe todos los productos que aplicaste en tu rostro, como sucede con una funda de algodón, por ejemplo. Pero si no tienes, lo esencial es que siempre esté limpia, sobre todo si tienes el cabello grasoso, cambia tu funda cada 4 a 8 días.


Si por el contrario tu sí eres una persona mañanera, aprovecha para darte este tiempo para ti, antes de salir a enfrentar el mundo, con tu mejor cara!

Si amaneces hinchada, puedes trabajar en ti para liberar todo ese liquido acumulado que no pudo fluir bien durante la noche, para esto también te recomiendo tomar más agua durante el día y con el tiempo que sigas haciendo tus rutinas de yoga la hinchazón va a desaparecer por completo.

La rutina de postura y en general estirar definitivamente cambia tu día para bien. A veces durante la noche adoptamos posturas que no pueden torcer y para comenzar tu día fresco y al 100%, es indispensable una serie de estiramientos rápidos y tus brinquitos para activar tu sistema linfático.

Hidrátate siempre al despertar, si puedes con agua caliente en ayunas, ayudas a tu hígado a desintoxicarte y te sentirás más activo, ya que inicias la actividad de todos tus sistemas internos. Es como si prendieras un botón de inicio en tu cuerpo.

Después de bañarte o lavar tu cara aprovecha para darte amor, puede repetir algunos mantras que te ayuden a comenzar tu día con la mejor disposición y haz que tu rutina se convierta en una parte esencial para comenzar tu día. Al lavar tu rostro, aplicar tu tónico, sueros, realiza movimientos que despierten tu piel, puedes acompañar tus rutinas de aromaterapia que te ayuden a energizarte durante la mañana y por las noches, esencias relajantes.

Tu eres tu prioridad. Si tú no te das tiempo para ti, ¿quién te va a dar tiempo? Recuerda que recibimos lo que damos y que tu eres lo más importante en tu vida. Si tú no estás bien, no puedes darte a los demás. ¡Cuídate, tu cuerpo es tu hogar!


Consigue ahora un 30% de descuento en el curso completo, hasta el 31 de enero. Invierte en tí, en la sección de compra tu membresía. Y si aún no te convences o quieres saber más del curso, te invito que visites la sección de introducción al curso donde encontrarás un video corto donde te explico todo el contenido del curso, así como reseñas de varias alumnas del curso.




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo